domingo, noviembre 12, 2006

E.T. llama a casa...

En 1982 comencé a sentir quizás mi primera afinidad por algún elemento de la cultura pop, gracias a las referencias que de ello me ha hecho mi mamá (pues mi memoria me deja mal parado).

Y es que en ese entonces, luego de haber ido al cine a ver esta recordada creación de Steven Spielberg, para mi no todo quedo allí, por lo que me hice de figuras que mantuvieran mi atención por esa criatura que esperaba volver con los suyos... a su casa.

De esos días felices donde disfrutaba cuando el largo dedo de E.T. se encendía, solo queda la pequeña figurita de la foto que guardo celosamente junto a parte de mis pasiones (los libros), y unos recuerdos vagos que dejo de lado cuando vuelvo a mirar la película y me dejo embargar por su enternecedora historia... y la nostalgia.
Publicar un comentario