sábado, diciembre 28, 2013

Mosaicos a la Billo's

Luego de más de un año sabático, regresamos a escribir en este espacio, no solo de música, sino de un sinnúmero de temas de interés de este servidor y que no tengo reparos en compartir con quien se tope con este blog, próximo a cumplir una década.

Pero en esta vuelta, vamos con música y con una fija en estas fechas decembrinas en Venezuela, aparte de las típicas gaitas y aguinaldos: el repertorio de la orquesta Billo’s Caracas Boys.

En concreto haremos referencia a una característica de esta agrupación formada por el maestro dominicano arraigado en estas tierras, Luis María Frómeta “Billo”. Nos referimos a los mosaicos.



Según lo escrito por Alberto Romero Pinto en la revista Notas Musicales, del cual nutriremos buena parte de este post, estos son una especie de compendio de ritmos y estilos en un solo fragmento, “teniendo como referencia no romper el compás ni hacer modulaciones atonales indebidas”. Es por ello que en las mismas se pueden ver como se alternan los cantantes, quienes cada quien en su estilo, salvo algunas excepciones, interpretaban boleros, sones y guarachas, pudiendo variar estas últimas con merengues y congas.

Aunque la autoría de los mosaicos no es del maestro Billo (se dice que el crédito recae en el músico venezolano Jesús “Chucho” Sanoja), fue él quien la sumó a su repertorio, en vista de que al final de los bailes donde tocaba, el público solicitaba piezas distintas, viendo en la interpretación de estos temas “mezclados”, la solución a dichas peticiones.

Los mosaicos comenzaron a ser interpretados en las primeras etapas de la orquesta (años 40 y 50 del siglo XX), cuando la responsabilidad vocal recaía en el guarachero Manolo Monterrey junto al bolerista Rafa Galindo, aunque formalmente se comenzaron a grabar a partir de 1960, en las voces de los zulianos José “Cheo” García (guarachero) y Felipe Pirela (bolerista).

Este dueto que abriría la llamada época romántica de la Billo’s (conocida también como la tercera república, luego de dos disoluciones), se encargaría de grabar junto a Joe Urdaneta en los coros, los primeros 10 mosaicos, hasta 1963, cuando Pirela deja a la agrupación para continuar una próspera carrera solista, dándole paso al futuro “Puma” José Luis Rodríguez.

Cheo García, José Luis Rodríguez y Memo Morales
El dueto Cheo-José Luís continuaría el registro de los mosaicos desde el número 11 hasta el 15, para, a partir del 16 y hasta el 19, registrarlos junto al “gitano maracucho” Guillermo “Memo” Morales, quien entraría en reemplazo de Joe. En estos compendios Cheo García interpreta los boleros iniciales.

Tras la salida de José Luis en 1966, entran a la Billo’s brevemente los boleristas Nelson Henríquez (quien graba el mosaico 20), Rafael Araque (mosaico 21) y Humberto Zárraga (mosaico 22). Rafa Galindo, el primer bolerista de Billo, vuelve para grabar entre 1969 y 1970 los mosaicos 23 y 24.

A partir del 25 y hasta el 28, se vuelve al formato original de interpretación con dos vocalistas (Cheo y Memo), compartiendo la interpretación de boleros, hasta la llegada en 1971 de Ely Méndez, interprete que hasta nuestros días permanece en la Billo’s, interviniendo en todos los mosaicos venideros.

Del 29 al 37 (con el primero y único mosaico criollo interpretado solo por Cheo García de por medio), graban Cheo, Memo y Ely el compendio de canciones. Para 1976, sale Memo y entra Gustavo Farrera, contribuyendo en el mosaico 38. A partir del 39 entra otro destacado vocalista proveniente de Los Melódicos, Oswaldo Delgado, teniendo la Billo’s por primera vez una alineación de cuatro cantantes.

Los mosaicos 41 y 42 son considerados “costeños”, pues reúnen una selección de porros y cumbias colombianas, interpretadas solo por Cheo y Oswaldo. Del 43 al 45 intervienen Cheo, Ely y Oswaldo, mientras que del 46 al 48 se suma Raúl Mora. Cabe destacar que el mosaico 47 (1980) es realizado en homenaje al compositor mexicano Agustín Lara, al contener los temas de su autoría “Mi ley es amarte”, “Amor de mis amores”, “Madrid” y “Farolito”.

Billo, Ender, Ely y Oswaldo
El álbum Billo 81 ½ contentivo del mosaico 48, sería la despedida del último integrante de la época dorada de la orquesta y en mi opinión la incomparable voz de la misma, Cheo García. En su lugar, y sumándose a Ely, Oswaldo y  Raúl, entraría el cantante zuliano Ender Carruyo. Esta alineación se encargaría de grabar los últimos 3  mosaicos con el maestro Billo en vida, siendo el 51 compuesto solo por merengues venezolanos y sin Raúl Mora, quien había salido de la orquesta para 1982.


Tras el fallecimiento de Billo en 1988, su hijo Charlie Frómeta toma la batuta de la orquesta, grabando los mosaicos 52 y 53 (denominados mosaico siempre Billo 1 y 2), interpretados por Ely junto a Renzo Lares y Jesús Whetel. Para el 54, el cual fue registrado con arreglos dejados por Billo, entra Jorge Luís Suárez.

El Mosaico 55, grabado en 1992, quizás sea el más conocido actualmente, al ser una fija en recopilaciones, programaciones radiales festivas y fiestas, debido a que junto a Ely Méndez y un ex vocalista de la orquesta devenido en solista, Erick Franchesky, intervienen los consagrados cantantes del tecnomerengue tan en boga en ese entonces: Roberto Antonio, Diveana, Natusha y Miguel Moly.


Para mayor información pueden pasarse por el valioso material publicado por Alberto Romero Pinto en la revista Notas Musicales, como parte de la cátedra libre “Historia de la música popular latinoamericana” de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado.

En particular estos son mis mosaicos predilectos: 1, 4, 7, 11, 21, 31, 34 y 41, además del mosaico criollo. Para acceder a estos y muchísimo más material de esta legendaria orquesta, pueden pasarse por este blog
Publicar un comentario