domingo, diciembre 25, 2011

Algo de Guaco en los 70

Guaco 1978
Hablar de Guaco en Venezuela y más en esta época navideña, es sinónimo de una banda que con su sonido particular, ha calado en los hogares que conforman este inmenso país.

Originalmente formado entre otros por Alfonso “Pompo” Aguado y su hermano Gustavo, como un grupo de gaita zuliana a comienzo de los años 60, la inquietud que acompañaba a muchos de sus integrantes, jóvenes ávidos de exponer su talento, se convertiría en la génesis de lo que estaba por venir.

Tal aspiración cobraría mayor fuerza a partir de los años 70, cuando en los discos que año tras año publicaban, se notaría la propuesta sonora entre las clásicas percusiones, bien sea tamboras, furro y charrasca, nutriéndose de la onda nueva del maestro Aldemaro Romero y el montuno cubano, todo bajo la egida del instrumentista Nerio Franco.


Por ejemplo como dato curioso, el disco Bubu Guaco (1973) cuenta además de algunas gaitas, con tamboreras donde Guaco empleó el uso de metales (trompetas) y timbal por primera vez, mucho antes de su definitiva aplicación en los años 80. Los temas son “Como suena” y las primeras versiones de “Guaco y Tambora” (regrabada en 1982 y 1999) y “Mi Tamborera” (relanzada en 1990), compuestas por Ricardo Hernández. Otras curiosidades como baladas y una salsa también se consiguen en este documento histórico.

Además de Franco, el Grupo Guaco, como era conocido en aquel tiempo, contó con otros talentos como Ricardo Portillo, Simón García y Argenis Carruyo. “María La Bollera”, “Venite pa’ Maracaibo” y “Aguinaldo Maracucho” son temas clásicos que pegaron gracias al Guaco gaitero.

La fórmula de gaita-montuno también se establecería en esta década, permaneciendo así hasta 1985. Ejemplos son las canciones “Mi gaita tiene montuno” (1974), “Barbaridad” (1975) y “Guaco es diferente” (1977)

Para 1979 entra a la agrupación Amilcar Boscán, y al año siguiente (1980) con la posterior salida de Portillo y García y la intervención de Ricardo Hernández en las voces y arreglos, comenzaría una década exitosa para Guaco, algo que abordaremos en el siguiente post, el último del 2011.
Publicar un comentario