sábado, julio 02, 2011

El sonido venezolano de los 60 a través de Los Blonders

En Venezuela contamos con un amplio historial en cuanto al pop-rock se refiere, por lo que es muy satisfactorio cuando, gracias a la era digital, se pueden descubrir composiciones y talentos más allá de lo clásicamente conocido en cuanto a la música juvenil hecha entre la década de 1960 y 1970 (Los Impala, Los 007, Azúcar, Cacao y Leche, etc.)

Esto me paso hace tres años con la agrupación que hoy se aborda en estas líneas. Como un confeso admirador del sonido rocanrolero de otrora, la curiosidad por conocer más de lo que había en la movida criolla de aquellos lejanos tiempos me llevó a descubrir a Los Blonders.

En Maracaibo, considerada la cuna del rock en nuestro país, nació en 1962 esta banda, que con José Baptista (guitarra y voz), Bernardo Ball (batería) y Nerio Manrique (guitarra) arrancó como un trío, inspirado en los grupos instrumentales de rock como los norteamericanos Ventures o los ingleses Shadows. Entre temas clásicos como “Apache” y versiones de canciones latinoamericanas (“Nieblas del Riachuelo” y “Lamento Borincano”), fueron gestando su sólido estilo en la ejecución de sus instrumentos.

Según la página losblonders.8m.com, el debut del grupo se dio en el Club Creole de la capital zuliana en junio del 62, donde compartieron tarima con el Supercombo Los Tropicales. Ya para 1964, tras haber tocado en gran parte de los espacios y programas de televisión marabinos, lidiaron con la campaña impulsada por radiodifusores locales en contra de los intérpretes de música norteamericana, lo que devino en la disolución de mucho “toques” por parte de la policía, al ser considerados actos obscenos y antipatrióticos.

Luego de varias rotaciones, Los Blonders quedaron compuestos por Baptista, Ball, Carlos Acosta (guitarra y voz) y Roberto “Bob” Bush (bajo). Con esta alineación se grabarían en la Fonográfica del Zulia sus dos placas discográficas de la época: El go go de los Blonders (1965) y Blonder II (1966), para el sello local Futurista. La posibilidad de grabar con discográficas en Caracas como Discomoda o Velvet no llegó a concretarse debido a la imposibilidad de que los músicos viajaran a la capital de la República, a causa de sus compromisos estudiantiles.

El tema “Si decides ir” extraído del primer disco, logró alta rotación en muchas emisoras del país e incluso llegó a destacar en Aruba y Curazao. En 1966 Bernardo Ball dejaría a Los Blonder, entrando en su lugar Omar Paduay proveniente de Los Impala. Coincidencialmente, Ball ocuparía el puesto de baterista en esta última agrupación.

Los Blonders lograrían su consagración a nivel de medios con su participación en el Show de Renny en 1967, pero tras alcanzar este objetivo, se disuelven de manera amistosa. 

Para 1983, Baptista, Acosta y Bush junto a Ignacio Rondón, Frankie Neal y Ricardo Alcalá, se reúnen para interpretar su viejo cancionero, lo que devino en la composición de nuevos temas que se incluyeron en su última placa, Blonder 84 (1984), cerrando con ello un importante ciclo dentro de nuestra reciente historia musical.

Bonus Track
La página losblonders.8m.com de donde se ha extraído tanto información como fotos para la realización de esta columna, da cuenta del reencuentro en 2008 de Bernardo Ball y José Baptista en la ciudad de Miami, donde "descargaron". Desde entonces ha sido la mas reciente ocasión de la que se tiene conocimiento en que el sonido Blonder ha vuelto a sonar luego de casi 50 años de su formación.

Para muestra los siguientes documentos audiovisuales:






A su vez en este enlace se encuentra para su descarga el primer disco de Los Blonder, tomado de rockdevzla, a fin de hacer extensible un documento de nuestra historia roncarolera nacional que no debe perderse.
Publicar un comentario