sábado, junio 25, 2011

The Runaways... las reinas del ruido

En 2006, tras escuchar un compilado punk de la década de los 70 del siglo XX, me llamó la atención una banda conformada por puras chicas, la cual tuvo un breve pero sonoro transitar por la música.

Cinco años después mi interés por The Runaways se vuelve a dar, tras ver el biopic de la directora Floria Sigismondi con las actrices Dakota Fanning y Kristen Stewart (ambas conocidas recientemente por la saga Crepúsculo) en los roles protagónicos (Cherie Currie y Joan Jett respectivamente).

Currie (voz) y Jett (guitarra y voz) eran adolescentes cuando conformaron la banda junto con sus contemporáneas Sandy West (batería), Jackie Fox (bajo y voces) y Lita Ford (guitarra líder y voces). El promedio de edad en la agrupación era de 16 años para cuando editaron su primera placa en 1976.



Kim Foley, un reconocido productor del circuito californiano, buscaba, inspirado en la iniciativa de Jett y West junto a la compositora Kari Krome, formar una grupo de rock de puras chicas enfundadas en trajes de cuero y lencería. Un mero producto comercial pero que en el fondo contaba con el compromiso de cada una en cuanto a lo que es hacer música genuina.

El éxito más conocido de las Runaways es sin duda "Cherry Bomb", un tema compuesto por Jett y Fowley basados en el nombre de Cherie. Al tema le seguirían otros representativos como "Queens of Noise", "Neon Angels (On the Road to Ruin)" y "Born to Be Bad".

Según el documental Edgplay A film about The Runaways se dice que cada una de las chicas seguía el patrón de su ídolo particular: Currie copiaba el modelo estilístico de David Bowie, Jett el de Suzi Quatro y Keith Richards, y Ford tenía como referentes al guitarrista de Deep Purple, Ritchie Blackmore y Jeff Beck. Por su parte West se identificaba más con el batería de Queen, Roger Taylor, y Fox con el miembro de Kiss, Gene Simmons.

En 1977, luego de editar su segunda placa Queens of Noise, se embarcan en una gira mundial donde coinciden con la explosión del punk ingles, que sumado a la reputación obtenida en la movida punk rock de la costa oeste norteamericana junto a Ramones, Blondie o Dead Boys, cimentarían su presencia en la historia de este género musical.

Tras su presencia en Japón, donde el nivel de atención e histeria que causaron en los seguidores nipones fue comparado por Joan Jett con la beatlemanía, Jackie Fox y luego Cherie Currie abandonarían las filas de la banda, por lo que Jett se encargaría de la voz principal y se les sumaría la bajista Vicki Blue, con quien editan sus placas Waitin' for the night (1977) y And now... The Runaways (1978).

En 1979 contaron con otra bajista Laurie McCallister, luego de la retirada de Blue por enfermedad, pero la no coincidencia del camino musical que Jett, Ford y West querían continuar, hizo que The Runaways se desintegraran, dando paso a los posteriores éxitos solistas de Jett con su banda The Blackhearts y Ford como referente en el heavy metal.

Bonus Track
Las Runaways volvieron a la palestra gracias a la película dirigida por Sigismondi (conocida por su prolífica labor en la elaboración de videos musicales), permitiendo a las nuevas generaciones conocer a estas leyendas del rock. El largometraje contó con la producción ejecutiva de Joan Jett y el argumento se basó en el libro Neon Angels escrito por Cherie Currie. La participación de Kirsten Stewart y Dakota Fanning, sirvió además como gancho para capturar la atención de los jovenes que las siguen desde la serie de películas vampirescas Crepúsculo.

Pero mejor es ver a las propias rockeando así que aquí tenemos algunos de sus videos:









Publicar un comentario