sábado, abril 16, 2011

George Harrison, su guitarra y un talento infinito

El tema Beatles en mi columna seguramente va a ser abordado una buena cantidad de veces, debido a su indiscutible importancia. Abro el tema pues con el guitarrista por excelencia de esta agrupación británica, un muchacho tranquilo con menos edad que sus compañeros, un talento innato para ejecutar las 6 cuerdas electrificadas y en lo particular el favorito de mi madre y mi novia.

George Harold Harrison, nacido en 1943 en la cuna de una familia católica de ascendencia irlandesa. Seria el único -según la historia- que tendría una infancia “feliz” en comparación a los demás integrantes del cuarteto, afectados por la muerte o divorcio de sus padres.

El interés por la guitarra nacería durante una convalecencia en el hospital por un cuadro de nefritis, tras adquirir una Egmond de 3 libras, pero luego de conseguir otra “mas decente” -una Hofner President-, formaría su primera banda The Rebels, con su hermano Peter y Arthur Kelly. Sus primeras influencias provienen de Elvis Presley, Little Richard, Buddy Holly, Fats Domino, Bill Halley y Eddie Cochran, entre otros.

Bastó que tocara el riff de guitarra de un tema instrumental denominado “Raunchy” para que captara la atención de Paul McCartney, quien para ese entonces ya formaba junto a John Lennon The Quarrymen. Paul invitó a George a unirse al grupo. Comenzaba a tomar forma la leyenda.

Las aptitudes de George como instrumentista se fueron forjando por cada grabación e interpretación que realizaban. Sus conocimientos en electricidad, tras ser aprendiz en la materia, le facilitaron las cosas a la hora de experimentar con nuevos sonidos. Sería él quien comenzaría a tocar una guitarra de 12 cuerdas (la Rickenbacker 360/12 que también adoptaría Roger McGuinn de The Byrds) e incluiría un nuevo elemento musical a los Beatles, aparte de guitarras, bajo, batería, piano y harmónica: el sitar hindú, que hizo su aparición en el tema “Norwegian Wood” del disco Rubber Soul (1965), punto de partida a la etapa sicodélica de los “fab four”.

Las aptitudes compositivas de Harrison se veían opacadas por el dueto Lennon-McCartney, sin embargo en la última etapa de la agrupación, dos de sus temas se colarían entre las más sonadas “Something” y “Here Comes The Sun”. Tras la ruptura, muchos más temas que tenía represados se materializarían en el primer álbum triple de la historia: All Thing Must Pass (1970), de donde emergería el primero de los 3 número 1 que lograría en el mercado estadounidense como solista “My Sweet Lord”. Los otros serían “Give Me Love (Give Me Peace on Earth)” del album Living in the Material World (1973) y “Got My Mind Set On You” de Cloud Nine (1987).

A fines de los 80 tuvo la oportunidad de formar una súper banda: The Traveling Willburys junto a Bob Dylan, Tom Petty, Roy Orbison y Jeff Lynne, con los cuales publicó un par de álbumes.

Harrison volvería con los Beatles por última vez entre 1994 y 1996 para trabajar junto a Paul y Ringo Starr en el proyecto Antología, donde grabaron dos temas nuevos en base a demos de John Lennon realizados en los 70: “Free As a Bird” y “Real Love”.

Lamentablemente, el vicio de fumador de George lo llevaría a perder la vida en 2001 a los 58 años de edad, por un cáncer de pulmón que había reaparecido en su cuerpo. Su último trabajo titulado Brainwashed (2002) fue terminado por su hijo Dhani y Jeff Lynne, logrando positivos comentarios.

Bonus Track

A George hay que recordarlo de la mejor manera y es a través de las composiciones que nos dejara, tanto en su estapa beatle como la posterior cosecha solista. He aquí pues algunas muestras:

My Sweet Lord


Here Comes The Sun (with Paul Simon)


Give Me Love (Give Me Peace on Earth)


Got My Mind Set On You


Traveling Wilburys - Handle With Care

Publicar un comentario