sábado, noviembre 06, 2010

Tracklist... mi estreno como columnista

Un proyecto que tenía dando vueltas en mi cabeza desde hace tiempo por fin vio la luz, gracias al impulso de mi chica y al apoyo de colegas...

Tracklist es una columna que ofrece al público lector una opción para conocer sobre el ámbito musical pop rock, tanto regional como nacional e internacional, con un lenguaje sencillo, carente de tecnicismos musicales, lo que la hace mas accesible. Su naturaleza pop rock no la hace exenta de reseñar otros géneros y artistas que se consideren tengan gran resonancia en lo musical, más que en lo comercial, siendo publicada todos los sábados en el diario anzoatiguense El Norte.



En vista del avance de las redes sociales y la posibilidad de acceder a un sinfín de material auditivo en el ciberespacio, la columna pretende fungir como una guía de referencia, a fin de que el lector pueda ampliar en internet la información sobre el material o artista reseñado, facilitándole para ello enlaces, bien sean páginas, foros, blogs, etc.

La palabra angloparlante Tracklist, que hace referencia al listado de canciones que componen una producción discográfica, se emplea debido a lo corto y fácil de recordar, una palabra que resume la variedad que puede ser observada en la columna.

En la primera edición hablo de la banda de indie proveniente de Nueva York Vampire Weekend. Pueden ver el texto aquí o en este vínculo.



Vampire Weekend: Indie neoyorquino con aires africanos

Hacia tiempo que no veía MTV (Music Televisión), pues lo de música solo lo tiene en su nombre, debido a que, con la excusa de los nuevos tiempos y públicos y para garantizar su prevalecencia (ante los clientes publicitarios), se han dedicado a transmitir programación banal y “realities” en los que cualquier pobre diabl@ puede tener sus quince minutos de fama.

Pero a lo que nos ocupa. La referencia viene porque, al momento de ver el canal, descubro en el programa MTV World Stage a Vampire Weekend, nombre que bien pudiera ajustarse a la actual fiebre por criaturas chupasangre adolescentes, a raíz de la popular saga Crepúsculo.

Tal denominación de la banda formada en 2006 e integrada por Ezra Koenig (voz y guitarra), Chris Baio (bajo y coros), Rostam Batmanglij (teclados, guitarras y coros) y Chris Tomson (batería y percusión), viene del nombre de una película amateur de Koening, realizada en la Universidad de Columbia, lugar donde se conocieron.

El sonido indie del grupo, que comenzó a darse a conocer a través de distintos sitios en internet como Stereogum.com, reúne influencias de la música popular africana. Ellos describen su propuesta como “Upper West Side Soweto”, reflejo de la mezcla entre lo neoyorquino con lo africano.

Del primer álbum (homónimo) publicado en 2007, se deriva el tema “Cape Cod Kwassa Kwassa”, que hace referencia a las sonoridades de la danza congoleña conocida como Soukous. Ese año la revista Rolling Stone la colocaría en el puesto 67 de su lista anual de las mejores 100 canciones. Otros temas incluidos en este disco que valen la pena ser escuchados son “A-Punk”, “Oxford Comma” y “Mansard Roof.”

La segunda placa, conocida como Contra (2009) continúa la propuesta sonora de los “vampiros”, con cortes como “White Sky”, “Holiday”, “Giving Up the Gun” y “Cousins”. Como dato aparte, la carátula de esta producción traería dificultades, tanto a la banda como a su compañía discográfica XL Recording y el fotógrafo Tod Scott Brody, al ser demandados por Kirsten Kennis, la modelo que al parecer sin su autorización, aparece en la portada del disco.

Festivales como Glastonbury y Lollapalooza y programas de televisión como Saturday Night Live y Ellen, han albergado sus presentaciones, y como para estar en línea con el tema vampiresco, su tema “Jonathan Low” fue incluido en la banda sonora de la película Eclipse. A su vez, la banda participó en un album tributo al disco OK Computer de la banda británica Radiohead con el corte “Exit Music (For a Film)” y ha versionado a otros grupos y artistas como Bruce Springsteen, Fletwood Mac y Rancid.

Sencillas composiciones de esta mezcla, si se puede decir “afro-indie”, hacen de Vampire Weekend una opción que no puede desaprovechar ningún melómano ávido de descubrir nuevas sonoridades.

Publicar un comentario