jueves, febrero 08, 2007

Deftones en Venezuela

Dichoso fue para mi saber que la agrupación californiana vendría al país como parte de su mas reciente gira, luego de publicar el álbum "Saturday Night Wrist", placa que rompió con insistentes rumores de separación desde que en 2003 lanzaron su disco autotitulado, según muchos, el de menor fuerza de toda su discografía hasta el momento.

Hoy será el día en que Chino Moreno, Abe Cunningham, Steve Carpenter, Chi Cheng y Frank "Dj" Delgado harán estremecer el Poliedro de Caracas con su carga de buena música, algo que desafortunadamente yo -por compromisos laborales- no podré disfrutar.

Solo me resta esperar que publiquen material resultante de la presentación para al menos percibir algo de esa energía que se derrocharía en escena, donde un nutrido grupo de seguidores criollos del grupo habrán visto satisfechas su necesidad imperiosa de percibir en carne propia las notas distorsionadas de los chicos de Sacramento.

El pasado 18 de enero fue publicada en El Universal, la siguiente entrevista echa por el colega Simón Villamizar a Chi Cheng -bajista-, en vísperas de la gira que los llevaría por México y Suramérica, haciendo la tan esperada parada en Venezuela. Un material vinculado con este día donde nuestro país goza del privilegio que tienen Europa y los Estados Unidos de poder disfrutar en directo de importantes artistas y bandas conocidas a nivel mundial.

Entrevista Chi Ling Dai Cheng, bajista de la banda Deftones
"No somos unas estrellas del rock"

SIMÓN VILLAMIZAR

EL UNIVERSAL

Tenía escasos 14 años cuando Stephen Carpenter, para aquel entonces un mocoso que pasaba la mayor parte del tiempo sobre la patineta, fue atropellado por un auto y confinado por los médicos a meses de reposo. Larguísimos meses de depresión que aprovechó, sin embargo, para aprender a tocar guitarra.

La suya fue el comienzo de los Deftones. Una historia de músicos y amigos que ya tiene más de 16 años, siete discos, y no pocos epítetos halagatorios: "Es la mejor banda que ha pasado por California". O este: "Sus letras son profundamente inteligentes", según el Times.

Es su último compacto Saturday night wrist (2006) -a todas luces una parodia de emblema de la música disco: Saturday night fever- la producción que los ha puesto a rodar por más de un año de California, Estados Unidos, a Nagoya, Japón. De Guadalajara, México, a Weisbaden, Alemania.

Y con una parada en Caracas, Venezuela, donde planean aterrizar el miércoles 7 de febrero para inaugurar al día siguiente la agenda musical del año con el concierto Monstruos del Rock en el Poliedro de Caracas.

"Es verdad, hemos estado rodando desde hace aproximadamente nueve meses por todo el mundo. Es tanto tiempo que, en mi caso, comienzo a tener la impresión de que estoy metido en esto desde siempre", dice Chi Ling Dai Cheng, el bajista de la banda, quien ha agarrado el teléfono para servir un abrebocas del show.

"Creo que ha sido el montaje más largo de la banda, pero eso tiene una explicación: Chino, Frank, Stephen, es decir, todos decidimos comenzar la gira incluso antes de terminar de grabar Saturday night, así que todavía nos espera algo así como un año y medio de camino. Y no lo digo por compromiso, pero lo mejor es que vamos a poder volver a Suramérica".

-¿Los Deftones ya habían estado en Suramérica?

-Sí, hemos estado en varios países y en comparación con la audiencia europea puedo decir que ustedes son un poco más expresivos. En Venezuela, no, nunca, y eso nos excita un poco a todos. Por favor, tienen que ser "nice", es que les pedimos. Es muy poco lo que conocemos de su cultura, ya sabes, algunas historias, que la gente es muy bella...

-¿Qué pueden esperar los fans de Deftones del show en Caracas? Se supone que le darán prioridad a los tracks de Saturday night wrist...

-Sí, por supuesto que vamos a presentar algunos temas de Saturday, eso es inevitable, pero tampoco es que vamos olvidar nuestra historia. La idea es subir al escenario y tocar un poco de nuestros cinco o seis álbumes. Desde Like hasta Saturday night, pasando por White ponny y Adrenaline... Yo creo que puede ser un buen show si unimos nuestra energía con la de ustedes. Algo bueno puede resultar de ahí, porque a medida que ha avanzado la gira pensamos que la banda ha ido sonando cada vez mejor.

-Hablemos de música. White ponny (2000), el cuarto disco compacto de la banda, fue muy bien recibido por los fanáticos, pero sobre todo por la crítica. ¿Podría decirse acaso que es su mejor álbum?

-Puede que te suene a cliché, pero yo soy de los que cree que el mejor disco de Deftones no se ha grabado aún. Aunque puedo decir que estoy muy orgulloso de Saturday night wrist.

-Claro, pero no hay duda de que White ponny le abrió puertas nuevas a la banda: la del Grammy, por ejemplo...

-Sí, eso es cierto. El Grammy fue una experiencia fantástica, es decir, no voy a pretender que no, pero te aseguro que no es algo que le mortifique mucho a la banda. Nunca pensamos en eso. Cuando ganas un premio como éste, es maravilloso y decimos: "¡Bienvenido sea!", pero lo más importante es la música, el sonido y, por supuesto, las letras.

-Las letras de las canciones: un punto importante de la banda. El Times las ha descrito con calificativos como "pura poesía", "furiosamente inteligentes". ¿Es ese uno de sus secretos?

-Ese es un gran cumplido, y sí, seguramente es parte del secreto. Chino (Moreno, el vocalista) es quien las escribe todo el tiempo, mientras que cada uno le aporta su estilo a la música. Alguno de nosotros le puede dar ideas o temas para alguna canción, eso ha sucedido, de hecho, pero la verdad es que él nunca las usa -deja salir Chi Ling Dai Cheng una risa-.

-¿Cuál diría que es el gran espíritu de los Deftones?

-La pasión, sin duda. Antes de subir a un escenario, lo hemos hablado entre nosotros mismos, todavía persiste ese susto inicial sin el cual creo que no existiríamos.

-Hablando de la participación de cada uno. En B-Sides & Rarities, Abe, Frank, Chino, y usted mismo, dejaron su huella en cada canción en forma de comentario.

-Lo que queríamos hacer era eso, que cada uno dejara una huella allí. Pensamos que podía ser cool para los fans de la banda que cada uno de los miembros hiciera algo distinto. Y que cuando escucharan todo el disco pudieran tener entonces una perspectiva completa de cuál es la ideología de la banda.

-Monstruos del Rock. Así se les promociona, ¿está de acuerdo?

-Creo que Deftones es una mezcla de todo. Pero si algo no me creo es que sea una estrella. Como te dije, dieciocho años después de que comenzó esta historia y todavía siento nervios. Eso no lo sienten las estrellas.

Publicar un comentario